Recorrer el Conjunto Histórico de la Villa de Cuéllar y sus Arrabales supone introducirse en la Edad Media de la mano de los alarífes mudéjares, los comerciantes judios o clero cristiano. La nobleza y el pueblo, los palacios románicos y mudéjares y las casas con entramados de madera se cruzan en éstas rutas donde cada detalle, cada rincón es historia.