En la plaza Mayor se encuentra la iglesia parroquial de San Miguel que se caracteriza por su mezcla de estilos. Conserva en el muro exterior sur parte de las arquerías de ladrillo de lo que en su día fue su atrio mudéjar.