De la iglesia de Santiago solamente se conserva al ábside mudéjar con sus arquerías y casetones mudéjares, una pequeña parte de la nave lateral Sur y escasos restos del atrio; todo levantado en ladrillo.  Esta iglesia se encuentra junto a la muralla del primer recinto coincidiendo con una de las puertas y una esbelta torre.