Adosado a lo que fue la iglesia de Santiago se encuentra el Arco de Santiago, del que se derrumbó en los años setenta un torreón que proporcionaba unas magníficas vistas de Cuéllar. Está a la espera de un plan de restauración.