El Arco de San Andrés da acceso al recinto amurallado de la ciudad. Del amplio conjunto defensivo sólo se conserva un elegante arco apuntado, que posee restos mudéjares.