Muy cerca de las murallas de San Martín se encuentra La Panera o casa del Duque de Alburquerque, construida a fines del siglo XVIII para almacenar grano. Posiblemente fue también segunda vivienda de los Duques o sus familiares. Es un edificio protegido y en la actualidad sólo se utiliza una parte.