Cerca del Estudio de Gramática se encuentra el Arco y las Murallas de San Martín, que al parecer descansa sobre otro arco anterior. Es de grandes proporciones y hay estudiosos que sostienen que pudo ser restaurado y consolidado por el II Duque de Alburquerque, por encontrarse su escudo en él.