En la plaza de San Francisco se encuentra el antiguo convento de Santa Isabel o Santa Ana, como popularmente se le conoce. Este convento data de 1571, según constaba en una lápida sobre la puerta de acceso, hoy picada. Fue fundado por doña Francisca de la Cueva, condesa de Luna e hija del tercer Duque de Alburquerque. Es un edificio de grandes proporciones y aunque ha sufrido muchas modificaciones, aún se pueden apreciar sus tres partes principales: la iglesia, que fue utilizada como almacén de muebles; el convento, destinado en su mayoría a viviendas particulares y la huerta.

 

[nggallery id=61]