Paseando por la calle de San Pedro se pasa por la Casa de los Daza, sobre cuya portada en piedra se sitúan los escudos de la Casa. Era ésta una de las familias de abolengo de la villa, que incluso tenían capilla propia en la Iglesia de San Miguel, en
la capilla de San Sebastián, actualmente del Bautismo.