De lo que fue la iglesia de Santiago, en la actualidad sólo se encuentran sus restos. Su origen se remonta a mediados del siglo XIII y restaurada en 1988 por los alumnos de la escuela-taller. En ella se celebraban las ceremonias de investidura de los
Caballeros de la Orden y también se conserva el archivo de “La Casa de los Linajes”. Sólo queda en pie el ábside semicircular decorado con dos arquerías, doblada la superior y bajo un dintel los arcos de la inferior. Bajo sus muros se han encontrado enterramientos antropomorfos de fechas anteriores.