Tomando la carretera C-112 en dirección a Riaza, se llega pronto al barrio Dehesa Mayor, que posee una iglesia con una original cornisa y espadaña construida en piedra maciza y rematada por una cruz.

Los pueblos de la zona del Páramo son las dos Dehesas, Lovingos, Fuentes, Escarabajosa y Torregutiérrez, tienen el encanto de los pequeños núcleos que a duras penas mantienen su población y sus actividades tradicionales. Los mejores lechazos que puedan probarse en los restaurantes proceden de estos lugares de tierras ásperas y cielos claros.

Siguiendo la ruta en dirección norte hacia Fuentes de Cuéllar, se pasa por el barrio de Dehesa de Cuéllar. En su iglesia se pueden contemplar unas arcadas góticas y en su interior alberga un coro mudéjar realizado en taracea.

iglesia-de-escarabajosaA poca distancia de este barrio en dirección nordeste se encuentra Lovingos, del que sobresale la torre de su iglesia, de una gran altura hecha en piedra. La iglesia es románica con añadidos barrocos en la cabecera, presentando elementos de ladrillo en su construcción. En el interior destacan las arcadas y zócalos mudéjares de su nave.

La última parada de la ruta será Fuentes de Cuéllar, a unos 8 km. de Cuéllar. En Fuentes se levanta la Iglesia de San Juan Bautista, en bastante mal estado de conservación. Es de grandes dimensiones, con tres naves divididas por gruesas columnas de piedra. El ábside es románico y la torre se corona por unas almenas que le dan un aire de fortaleza. Posee en su interior un magnífico retablo barroco. Hecho curioso es que dentro del propio edificio, en su fachada norte, se sigue conservando el lagar del pueblo. El recorrido se completa con Escarabajosa y Torregutiérrez, pequeños pueblos dedicados sobre todo a la cría del ganado ovino.