Recorre los núcleos situados al sur, en la comarca conocida como El Carracillo, famosa por sus cultivos hortícolas producidos en la actualidad dentro de lo que se denomina “agricultura integral”. Sus suelos blandos y arenosos son ideales para las zanahorias, remolachas de mesa, endivias, puerros, coles, lechugas, etc. Hoy son pueblos con una economía floreciente basada fundamentalmente en la agricultura.

Arroyo de Cuéllar es el núcleo más grande con 428 habitantes. La iglesia, con la advocación de Sta. Lucía, conserva la torre del primitivo edificio románico. Su arquitectura es posterior destacando la bella decoración barroca del interior. En Campo de Cuéllar destaca el artesonado mudéjar de su iglesia parroquial. En las afueras del pueblo se puede contemplar el ábside mudéjar de San Mamés, único resto de un templo medieval. Es un ejemplo más de la presencia de este estilo por toda la zona. También en Chatún, en la iglesia de San Andrés, tenemos otro ejemplar de los artesonados mudéjares que debieron cubrir estos templos medievales. Data del siglo XV. Lo que no se ha mantenido en Cuéllar se ha conservado en estos pequeños núcleos, como bello testimonio de la arquitectura mudéjar. Podemos cerrar este recorrido por los artesonados mudéjares en el vecino municipio de Gomezserracín donde hallamos otro trabajo muy interesante.