La Senda parte de la localidad Segoviana de Mata de Cuéllar y se dirige hacia Fuente del Valle, monte de sustrato calizo situado a varios metros de altitud respecto a su entorno más próximo y poblado de pinos piñoneros, encinas, enebros y sabinas principalmente, para acabar en un pequeño mirador ubicado en el límite de dicho monte, donde es posible observar todo el paisaje de la Tierra de Pinares Segoviana, las confluencias de los Ríos Cega y Pirón, caracterizados por la vegetación de ribera que acompaña sus cursos y que resalta del resto del paisaje por sus tonalidades, su frondosidad y sus formas. Podremos divisar también las poblaciones cercanas que quedan a nuestros pies, junto con sus páramos y parajes, además de una serie de registros fósiles ubicados en las rocas del citado mirador.

 

Flora, Fauna y Usos del Monte

El principal aprovechamiento productivo que se hace del Monte Nº 33 – Fuente del Valle es la extracción del piñón para su uso alimentario, fundamentalmente en confitería. Las características del sustrato van a marcar profundamente el tipo de vegetación asociada a “Fuente del Valle”, constituido en su práctica totalidad por suelos calizos de elevada pedregosidad y poca profundidad. Así, la especie predominante será el pino piñonero o albar (P. pinea), caracterizado por sus particulares portes aparasolados, con tonalidades pardo-amarillas motivadas por el tipo de suelo, y acompañado en todo momento por una mezcla de encinas (Quercus ilex), enebros (Juniperus oxycedrus) y sabinas (Juniperus thurifera). Si nos fijamos detenidamente en los jóvenes pinos que pueblan Fuente del Valle, veremos los injertos realizados en muchos de ellos, apreciando un cambio sustancial en la forma y el color de la parte baja de la corteza, que se irá difuminando con el paso de los años. El sotobosque lo componen la mejorana (Thymus mastichina), el espliego (Lavandula latifolia), la salvia (Salvia lavandulifolia), el espino negro (Rhamnus lycioides) y en menor medida el espino de tintes (Rhamnus saxatilis). En cuanto a la fauna asociada a este monte, diremos que predominan principalmente los lagomorfos como el conejo y la liebre, las aves forestales como abubillas, carboneros y zorzales. Otras aves como el milano real, el milano negro (periodo estival) o el cernícalo y abundantes grupos de aviones y vencejos procedentes de las poblaciones cercanas, los cuales, podremos observar desde lo alto del mirador.

 

Organismos Fosilizados

La presencia de organismos fosilizados en lo alto del mirador, ha sido el factor motivante para la denominación del itinerario como Senda Al Fondo del Mar, otorgando a dicha senda un valor geológico y arqueológico, además de los valores ecológicos, naturales y paisajísticos a los que va íntimamente ligada. Estos organismos son principalmente diminutos corpúsculos de algas y otros organismos fosilizados que tienen el nombre de Cocolitos.

 

Duración: 3 horas Longitud: 4.500 metros hasta el mirador Servicios y equipamiento: Paneles y Mesas interpretativas. Señales indicadoras de dirección y distancia. Zona de descanso provista de bancos Dificultad: Media. Terreno llano. Tramo en pendiente y pedregoso Apto para todos los públicos. Recomendado a pie Acceso: El acceso a Mata de Cuéllar se realiza a través de la carretera CL–602 que une las localidades de Cuéllar e Iscar, quedando situada a 15 Km de la primera y a 8 Km de la Segunda. El inicio de la senda se sitúa junto al camino de concentración parcelaria que accede a Fuente del Valle.