Las guerras de nuestros antepasados miguel-delibes 2

El autor

Miguel Delibes (1920-2010). Fue uno de los novelistas más significativos de la novela contemporánea y tal vez uno de los más coherentes con su postura ideológica, su visión del mundo y su escritura.

Nació y vivió en Valladolid trabajando como profesor y periodista y allí se desarrolló su afición a la caza, lo que le ha proporcionado un hondo conocimiento del mundo rural.

En su obra hay tres constantes: el amor por la naturaleza, los pueblos y las gentes de Castilla, la preocupación por la infancia y la defensa de los humildes y marginados.

Miguel Delibes destaca por el realismo con que reproduce situaciones, ambientes y personajes y por la calidad de su lenguaje, aparentemente sencillo pero muy elaborado.

Entre sus obras destacan: El camino, Las ratas o El príncipe destronado, que recogen la visión crítica del mundo de los mayores, visto a través de la mirada ingenua de los niños. Otras desvelan las miserias de la vida matrimonial: Cinco horas con Mario. Otras, el atraso y el atropello a los valores humanos de la Castilla rural: Las guerras de nuestros antepasados, Los santos inocentes, El disputado voto del señor Cayo.

Trama/Argumento

Las guerras de nuestros antepasados es el retrato de Pacífico Pérez, un “muchacho hipersensible que por mor de la violencia circundante -no sólo la de los belicosos familiares- acaba convirtiéndose en un hombre gratuitamente agresivo, desinhibido y escéptico”.

Pacífico, condenado por asesinato, se encuentra internado en un sanatorio penitenciario, donde dialoga con el doctor Burgueño y ‘plantea problemas esenciales sobre la libertad y la responsabilidad humanas’.

A lo largo de siete noches, y con una copita de anís por medio, el recluso Pacífico Pérez irá recordando su vida, guiado por las preguntas del doctor Burgueño, médico del sanatorio penitenciario donde está internado. El padre, el abuelo, el bisabuelo de Pacífico avivaron su infancia con la obsesión de sus guerras -la civil, la de África y la carlista- y quisieron hacerle partícipe y posible emulador de glorias perdidas. Pero Pacífico es un joven ingenuo y de exacerbada sensibilidad, capaz de catar desnudo las colmenas y de sentir los dolores del árbol recién podado o las voces del río. Sin embargo, también él acabará matando de forma inesperada, repentina, sin sentido.

‘Pacífico empezó creyendo en la no violencia y acabó convencido de que eliminar a un semejante con la navajilla de abrir piñones era un acto normal’. Así describe Miguel Delibes al protagonista de su novela de 1975 Las guerras de nuestros antepasados.

Fragmento/Secuencia

“Y como el penal, o sea, el sanatorio, era un castillo, la sala era como redonda, de la forma del cubo, y los petates, todo alrededor. Conque   desde allí, casi veíamos el cielo, ¿entiende?, que no había más que un ventano enrejado a dos metros del suelo. Pero por las tardes, desde la galería, podíamos mirar el pueblo a capricho, y a la sierra, que, al decir de los compañeros, detrás quedaba Madrid”.

Personajes destacados

Pacífico Pérez: Protagonista de la novela. Un condenado por asesinato que se encuentra internado en un sanatorio penitenciario.

Dr. Burgueño: Médico del sanatorio penitenciario a quien Pacífico Pérez cuenta su vida.

Escenarios/Localizaciones

Navafría: Sanatorio penitenciario donde llevaron a Pacífico Pérez.

Goyar: Nombre ficticio del castillo donde estuvo preso Pacífico Pérez que coincide con la descripción del castillo de Cuéllar que fue cárcel en la posguerra y sanatorio de tuberculosos.

Humán de Otero: Pueblo ficticio de Castilla donde nació Pacífico Pérez.